Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

:iconnanknight: More from NanKnight


More from deviantART



Details

Submitted on
January 16, 2012
File Size
16.4 KB
Link
Thumb

Stats

Views
291
Favourites
2 (who?)
Comments
6
Downloads
11
×


Capitulo 14 - El sueño

Los amigos y familiares de Burning Spades siempre han creído que aquello que más cambió la vida del joven potro le ocurrió en la Academia de la Guardia Real en Canterlot. Lo que ninguno de ellos sabe, es que la experiencia que mas marcaría a Spades ocurrió tiempo antes, en una noche de verano como cualquier otra.

Si intentara recordarlo, tal vez Burns sería incapaz de precisar la noche en que ocurrió ni mucho menos de darle una explicación plausible.

Lo que si recuerda con toda claridad, es que en una noche, poco tiempo antes de que él y su amigo Leadhawk partieran para Canterlot para entrar a la Academia, Spades tuvo el sueño más extraño, inaudito y enloquecedor que ningún poni vivo jamás haya dado testimonio de haber tenido. El propio Burning se lo guardó y jamás en toda su vida se lo ha relatado a nadie, sino que lo llegó explicar muy veladamente a manera de simples teorías y reflexiones cuando escribió aquel extraño libro encuadernado en madera y con remaches de hierro que tituló "Los Colores Exteriores".

Ni siquiera en dicho tomo se relata con claridad todas las visiones que sufrió Spades en su lecho, ni se relatarán aquí con detalle, pues muchas de ellas quedaron selladas en los rincones de su memoria y ni aun el propio Burning tendría deseo alguno de compartirlas. Solo se dará cuenta de manera general del sueño, como el propio Burns años después lo recordaría con el único fin de convencerse de que era un recuerdo consistente, como el de cualquier otro sueño y no un peligroso síntoma de alucinación o desfragmentación mental.
Esto es lo que recordaría Burning Spades del extraño sueño que tuvo en sus años de adolescencia:

"Me pareció que comenzó como cualquier sueño, con una calma sencilla y sin penas, que es la suave línea que divide la conciencia adormecida de la inconsciencia vigilante del sueño. Tan pronto me di cuenta que estaba soñando, mire alrededor y me encontré con una visión tan sobrecogedora que quedé atónito mirándola sin poder comprenderla ni creerla durante un tiempo que pudiendo ser muy largo se me antojó muy corto.

"Me pareció que veía una ciudad, grande y muy alta. Una ciudad extraña, como no debe haber ninguna en toda Equestria o en cualquier parte del mundo donde habiten ponis. La superficie entera de esta ciudad estaba cubierta de concreto, y un sinnúmero de caminos cubiertos de asfalto la atravesaban y dividían de un extremo a otro. A los lados de cada una de estas calles, crecían edificios enormes de formas cuadrangulares pintados en tonalidades grises o de colores apagados. Unos parecían ni siquiera estar pintados y exhibían el color del cemento con que fueron construidos o mostraban al aire los ladrillos con que habían sido edificados. Algunos otros estaban formados por enormes paneles de vidrio, como si el edificio entero estuviera cubierto de espejos o su costado entero fuera una gran ventana.

"Al recordar la extrañísima visión, cierro los ojos y aun me aterro al recordar la increíble altura a la que habían sido levantados esos edificios. Se alzaban desde la tierra, y sus cúspides parecían rozar el cielo, y al girar la mirada hacia arriba, su altura abrumadora hacia que pareciera que se curvaban sobre mí. De solo pensarlo me invade el vértigo aun ahora, de la misma manera que al soñarlos no pude soportarlo y horrorizado aparte la mirada. Pero en la calle y a nivel de piso me sobrevino otra visión. Pues cuando mi mente bajó asustada de las alturas incompresibles de las cimas de aquellos edificios, pude percibir un sonido, como el zumbar de abejas monstruosas, y un olor como de caucho que se quema, y al mirar, salté casi del susto al contemplar las calles de aquella aberrante ciudad repletas de lo que parecían carretas metálicas. Había grandes y pequeñas, de tantos colores y formas como son concebibles por la mente de los ponis. Estaban cerradas y tenían por el frente, los lados y detrás, ventanas con vidrios. Lo más terrible y atemorizante de estas carretas es que ningún poni tiraba de ellas, sino que se movían por si solas al girar de sus pequeñas ruedas, que estaban recubiertas por una goma de color negro, que chirriaban al rozar con el asfalto de las calles, dejando sus marcas sobre el suelo igualmente negro. ¡Y a qué velocidad se movían! Era increíble, incomprensible. Tal vez un rapidísimo pegaso de carrera hubiera podido seguir contemplando estoico, incluso emocionado la tremenda velocidad que desarrollaban estas carretas automáticas, pero no yo. No podía soportar como al moverse, lo hacían tan rápido que se convertían en manchas borrosas a la vista, apurando el aire a su alrededor y despidiendo ese extraño aroma similar al humo de un bosque que arde.

"Abrumado por la terrible visión, y no teniendo en donde refugiar mis ojos y oídos de tan extraño espectáculo, quise cubrir mi rostro con mis cascos, y al hacerlo, me lleve una impresión tan fuerte que creí desmallarme y me inundó una desesperación tan profunda que lo único que quise fue despertar de tan tremenda pesadilla.

"Me percaté de que al final de mis patas delanteras ya no tenía más mis cascos, sino un par de lo que a mí me parecieron una especie de garras, con delgados dedos terminados en uñas sin filo y recortadas. Mire mis piernas delanteras, y eran largas y delgadas, recubiertas de una piel lisa y lampiña de un color que no supe definir, entre el café claro y el rosa. Me di cuenta también de que no apoyaba mis piernas delanteras para estar en pie, sino que me bastaba usar las traseras para mantener el equilibrio, que al final de mis piernas traseras no tenía unas garras idénticas a las de las delanteras, sino que estas estaban alargadas, tenían los dedos encogidos y se posaban sobre el piso cuan largas eran.

"Toque entonces mi rostro con los dedos de mis manos y me percaté de que no era el de un poni. Giré sobre mis pies para quedar de frente a uno de esos tremendos edificios cubiertos de espejos que había visto antes y miré mi reflejo en la pulida superficie de la pared. Fue ahí cuando lo vi. Fue ahí cuando me vi. Ya no era más un poni, sino una creatura muy distinta.

"Me sería imposible ahora tratar de comparar la apariencia de la creatura que era yo en mi sueño, pero recuerdo que era alto y delgado. Andaba en dos piernas y las otras dos, que me dio por llamar brazos colgaban de mis hombros, uno a cada lado. Mi cabeza era pequeña, ovalada y plana de enfrente. Mis ojos estaban colocados en la parte frontal de mi cabeza, eran pequeños y alargados. Mi nariz diminuta sobresalía de mi cara y mi hocico quedaba debajo, pequeño y aplanado. Mis orejas estaban colocadas a los costados y no sobresalían de mi cabeza. En la parte superior tenía una melena corta de color negro, lacia y despeinada.

"Me quedé contemplando un instante esa figura, mi figura, cuando al mirar con atención el reflejo de la calle en el cristal pude ver que había más de esas creaturas, similares a la que yo era, transitando por esa calle, viviendo en esos edificios, operando las carretas móviles. Eran todas esencialmente iguales, se parecían, tanto como se parece un poni a otro, pero ellos no eran de diferentes colores, sino que compartían todos el mismo color, sólo con sutiles variaciones. Me di cuenta de que usaban ropa que les cubría casi todo el cuerpo y la usaban en los más variados colores. Si acaso la falta de variedad de color en el tono de su piel la compensaban en la ropa. Yo mismo usaba ropa similar. Había cientos, miles de esas criaturas, y al observarlas y volver a mirar los edificios, calles y objetos de aquella extraña ciudad, todo comenzó a tener sentido. Aquellas monumentales construcciones no habían sido edificadas por ni para ponis sino que se adaptaban a la forma y necesidades de estas creaturas que las habitaban.

"De ahí en más, el mundo parecía en orden, casi natural. En el cielo azul había nubes, y había arboles creciendo en algunas partes de la ciudad que no estaban cubiertas por cemento o asfalto. Aves iban y venían de vez en cuando por el cielo, y me pareció ver volar a algunas moscas y detectar el paso ordenado de las hormigas. Incluso el sol estaba ahí en lo alto, y algo me dijo que ninguna magia de ningún poni movía esa estrella.

"Sin darme cuenta, ese extraño mundo me comenzó a parecer normal. En mi mente comenzaron a surgir palabras que jamás había escuchado, pero que yo sabía que correspondían a la realidad que estaba viendo. Incluso, comencé a recordar como nombrar a las creaturas que me rodeaban de la cual yo era una. Humanos… gente… personas… fueron algunas que llegaron a mi mente como si hubieran estado ahí siempre.

"Entonces comencé a recordar más cosas. Me dio la impresión de que en ese mundo yo tenía un nombre, una familia y amigos. Comencé a recordar que en ese mundo yo tenía una vida. A mi memoria vinieron recuerdos de lo que había pasado antes. Pero no de mi vida como poni antes de ese sueño, sino de lo que me había pasado en ese mundo antes de ese día. Recordé eventos, objetos, personas y finalmente recordé también sueños, esperanzas, propósitos y anhelos.

"Yo era un ser humano. Yo era una persona. Había nacido persona y tenía pensamientos y sentimientos de persona.

"Un miedo terrible me invadió entonces. Un miedo de olvidar quien en verdad yo era, y conforme más recordaba quien y que hacía en aquel mundo, mas me olvidaba de quien y lo que hacía en este. Temí olvidarme de mis padres en Equestria, del rostro de Leadhawk y Starshine, mis amigos; de que yo era un poni, de todo lo que quería y de todo lo que yo había sido. Temí perderme y desaparecer fundido en aquel mundo ajeno que parecía yo conocer tan bien.

"No sé cuánto tiempo me extravié. No sé cuánto tiempo vague por ese mundo extraño, tan lleno de colores, formas y sensaciones ajenas que al parecer yo ya conocía. Me pareció que viví, por un tiempo indefinible en ese mundo y que no me pesaba ni me extrañaba pues para mí era natural, lo más normal.  Pasaron semanas, días, tal vez meses y los recuerdos de mi otra vida se borraron sin dejar rastro alguno ni memoria que pudiera yo extrañar.

"Y entonces algo volvió. Justo cuando me sentía perdido y olvidado. Algo regresó. Era uno de esos recuerdos de humano que me recordó lo que era ser un poni. No supe cómo ni porque, recordaba a Equestria, a sus habitantes, sus bosques, montañas y a la princesa Celestia. Estaban también en mi mente de humano, pues mi mente de poni se había desvanecido ya casi por completo. Pero yo sabía todas esas cosas y un deseo ferviente de volver a ver mi otro mundo me inundó. Quise volver ¿pero ya me había ido? Quise regresar ¿pero ya había estado ahí? Quise ser de nuevo lo que fui en otro tiempo ¿pero realmente lo fui?

"Cerré mis ojos con empeño deseando que al abrirlos me recibiera mi cama y mi alcoba en mi casa en Cloptown. Quise entonces despertar de ese loco sueño que me había atrapado y engañado para creer que era parte de él. Y cuando más desesperado estaba, cuando había perdido ya la esperanza, cuando sentí que todo aquello que creí real era solo un hermoso cuento para niños…

"Respiré profundo y mi pecho se infló lleno del aire de la mañana. Busque mis anteojos sobre la mesita de noche y al encontrarlos los sujeté torpemente entre mi casco y el menudillo de mi pierna delantera, casi como extrañando unos delgados y flexibles dedos. Puse los lentes sobre mi cara, mientras me saludaba el sol alegre de la mañana, y mi corazón lo miró confiado sabiendo que su Majestad lo alzaba por su pura magia.

"Yo era de nuevo yo y había vuelto a casa.

"Pero hubo algo que no me dejó tranquilo. El Sueño, ese Sueño, había sido la pesadilla más realista y vivida que jamás había tenido a pesar de la extrañeza perturbadora que implicaba. ¿Y si fuera real? ¿Y si de alguna manera, ese otro mundo existiera allá afuera?

"Me aterré pensando en la sola posibilidad, pues había una sensación extraña en mi cada vez que pensaba en el asunto, como si me susurrara cada vez a mi mismo que eso era cierto, que era real, que lo había sido y aun lo era de alguna forma. Y ese pensamiento me atormenta aun ahora y a veces no me deja dormir. Una extraña calma me tranquiliza pensando que ese otro mundo esta tan lejos, tan incomprensiblemente lejos, que ni el más raudo pegaso volando a toda su velocidad durante mil millones de años podría lograr alcanzarlo jamás… Pero me abruma al mismo tiempo la idea, de que por lejos que este, es real y me es patente que, por un instante que a mí me pareció una vida entera, yo pude llegar a ese mundo.

"Y yo era parte de él."


Después de tan perturbante experiencia, era imposible que la vida de Spades continuara solo así. Algunos otros ponis habrían enloquecido por el miedo, la emoción o simplemente por la desconcertante extrañeza de dicho sueño. Pero Burning simplemente lo calló, lo guardó, tratando de olvidarlo, o reprimirlo momentáneamente, pues tal vez, de haberlo meditado una y otra vez, no habría podido conservar su cordura.

Pero eso no evito de manera alguna un cambio perceptible en su conducta. Durante las semanas siguientes al incidente, Burns se volvió callado y retraído. Salía silencioso por las mañanas y se sentaba en silencio en la floresta de la colina que él y sus amigos frecuentaban hasta que se hacía de noche, solo contemplando el paisaje como si quisiera fundirse con la naturaleza, como memorizando el entorno, como convenciéndose de que todo eso era real.

Obviamente, su familia y amigos notaron su cambio de conducta. Sus padres se lo atribuyeron a los nervios de pronto tener que ir a la Academia. Starshine trataba de leer la mente de su amigo mirándolo a los ojos mientras él fijaba su mirada perdida en el horizonte matutino, pero tan pronto como notaba su presencia, Burns la miraba y le sonreía como si nada ocurriera. Eso tranquilizaba a la unicornio y le hacía pensar que fuera lo que pasara, no había logrado menguar el buen ánimo y firme voluntad de su amigo.

Pasaron los días, y la compañía constante de sus amigos y la comprensión de sus padres pronto le devolvieron el buen ánimo a Burning Spades, y se diría que volvió a ser tan feliz, alegre y risueño como había sido.

Solo había momentos oscuros y terribles de reflexión en los que la duda lo perseguía y embargaba, como si el bullicio de la risa de sus amigos y palabras alentadoras de sus padres acallaran esa voz que esperaba que se hiciera el silencio para volver a resonar con una posibilidad aterradora:

Tú no eres de este mundo…

Pero Spades solo tuvo que sufrirlo un par de semanas más, pues antes de darse cuenta, su mente estaría ocupada por las muchas ocupaciones de entrar a la Academia. Aun tras su impasible semblante de calma absoluta el poni rojizo sabía que esta nueva etapa en su vida le traería nuevos e impredecibles retos para los que solo creía estar preparado.
Pero si algo le daba confianza, era el saber que tendría a su lado a su buen amigo Leadhawk, y que haría hasta lo imposible por mantener comunicación con Starshine, que poco antes que ellos partió para asistir a clases en el Colegio de la Princesa Celestia para Unicornios Dotados.


El relato que la hechicera estaba contando a las tres pequeñas ponis, Scootaloo, Sweetie Belle y Apple Bloom, que también estaban escuchando las tres ponis mayores Pinkie Pie, Fluttershy y Applejack, no incluía mención alguna al Sueño de Burning Spades, sino que saltaba desde la obtención de la marca de Leadhawk hasta el día en que los dos jóvenes potros entraron a la Academia.

―Bueno, pues el día en que Burns y Lead partieron finalmente para Canterlot… ―comenzó la narradora.

―¿Ha dicho Canterlot? ¿Quién ira a Canterlot? ―se escuchó una voz melodiosa y afinada.

―¡Hermana! ―saludó Sweetie Belle a Rarity, la unicornio, que se acercaba al escuchar nombrar tan primorosa ciudad. ―Acércate, esta unicornio nos está contando la historia de cómo el herrero consiguió su marca.

―No me digas, ¿y ocurrió en Canterlot? ―respondió Rarity.

―No exactamente, pero le sucedieron muchas cosas ahí. ―dijo la misteriosa unicornio.
Habiéndose integrado una nueva poni a su público, la narradora pudo entonces retomar el hilo de su historia.
Este esta pensado para ser el mas extraño e intenso capitulo de toda la novela hasta ahora.

¿Como marcaran las demenciales visiones que Spades tuvo aquella noche el resto de su vida?

Comentarios, por favor.

===

<<Capitulo anterior

Capitulo Siguiente >>

<Indice de capitulos>
Add a Comment:
 
:iconsaeko-dark-kat:
Saeko-Dark-Kat Apr 23, 2013  Hobbyist General Artist
Siempre diciendo los secretos de nuestro mundo <3
Reply
:iconnanknight:
NanKnight Apr 26, 2013  Hobbyist General Artist
>< no puedo evitarlo!
Reply
:iconpink3blu3blizz:
Pink3Blu3Blizz Aug 23, 2012   General Artist
¿que quiere decir:
- inaudito
-veladamente
-estoico
- risueño?

Creo que no tengo palabras para este capitulo mas que una expresion:
Creo que todo Brony deberia leer este capitulo(y por ende este libro). Si supiera tocar algun instrumento haria más que una cancion, un album completo. Sin palabras, repito. Tambien me gustaria tratar de dibujar una persona desde el punto de vista de la imaginacion de un pony, seria bastante interesante. Repito: "Lo mejor que lei en mi vida", creo ni con J.K.Rowling me siento tan identificado. ^^
Mientras lo leia me parecio percivir que el texto se inspiró en cierto autor que conozco ;)...¿ Acaso nuestro humilde narrador viene de otro mundo? En cuanto a este tema quisiera mencionarte mi primer journal trata este tema, el del capitulo me refiero. Si podes darle una ojeada y comentar te lo agradeceria. ^_^
Algunas de las canciones que escuche mientras lo leia: We will rock you,,Radio Gaga, Bohemian Rapsody, Innuendo. (Las ultimas dos te recomiendo que leas las letras, hubo justo algunas parte que encajaban con lo que leia... de alguna forma).
Reply
:iconnanknight:
NanKnight Aug 27, 2012  Hobbyist General Artist
inaudito hace referencia a algo increible, inconcebible e irracional.

veladamente quiere se refiere a algo que no es claramente percibido. Si ves algo veladamente pude ser borroso o dificil de visualizar.

estoico es aquel que resiste el dolor o el miedo por su pura fuerza de voluntad manteniendo la calma.

risueño, es aquel que suele reir mucho.

vaya, me alegra tanto que disfrutaras tanto este capitulo que, sin duda, es escencial para el resto del libro y de toda la historia subsecuente de Los Colores Exteriores. conosco algunas de las canciones que mencionas, si acaso, no la de innuendo, pero claro que la escuchare y leere la letra, gracias por las recomendaciones y por tu comentario.
Reply
:iconjosedx9:
genial super emocionante la parte donde entra al mundo humano y rebuscada la idea de que un pony allá soñado que era un humano que se había acostumbrado a tal idea que se le olvido lo que era y que de alguna forma logro recordarlo al ver la serie de mlp fim xD

y porcierto la unicornio que esta dando el relato ya no se vería como una pony misteriosa ella es una de las amigas de burning no? xdd
Reply
:iconnanknight:
NanKnight Jul 22, 2012  Hobbyist General Artist
Jaja, resolviste el misterio antes del final, muy bien.

El tema de El Sueño, de burning sera algo fundamental en toda la trama de Los Colores Exteriores, asi como da una explicacion a su conocimiento en el primer libro, como sienta presedentes y se explica en los libros proximos que ya pronto traere para aca. Gracias por tu comentario.
Reply
Add a Comment: